Los Bosques Terapéuticos - La Posada de Babel - Asturias
¿Quieres “darte un baño de bosques”? Sí, como lo ves escrito, un “baño de bosques”…Significa estar en contacto con los bosques y recibir de ellos un efecto terapéutico, puesto que propicia un aumento de las proteínas anticancerígenas, refuerza el sistema inmunitario, rebaja la adrenalina o reduce la tensión arterial.
baños de bosque, bosques terapéuticos, bosques de españa, bosques de asturias, la posada de babel, asturias
1019
post-template-default,single,single-post,postid-1019,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Los bosques terapéuticos

Los bosques terapéuticos

 

¿Quieres “darte un baño de bosques”? Sí, como lo ves escrito, un “baño de bosques”…Navegando en la web, buscando información sobre sostenibilidad, turismo verde y más artículos interesantes sobre estos temas, me encontré con este término.

¿Y qué significa?

Significa estar en contacto con los bosques y recibir de ellos un efecto terapéutico, puesto que propicia un aumento de las proteínas anticancerígenas, refuerza el sistema inmunitario, rebaja la adrenalina o reduce la tensión arterial.

¿Todos los bosques o algunos tipos de bosque?

Los que más son terapéuticos son los bosques maduros, aquellos donde la intervención humana es muy limitada. Este tipo de bosques segregan una sustancia, la fitoncida, que no está presente en los bosques jóvenes o en concentraciones artificiales de arboles, que a veces encontramos en la naturaleza.

Los investigadores han realizado estudios sobre los posibles beneficios de los bosques y han podido detectar que a nivel físico, disminuyen las hormonas del estrés a través de la reducción de la actividad del sistema nervioso simpático y activan el sistema nervioso parasimpático, permitiendo una mayor recuperación y relajación. A nivel psicológico, promueven una menor concentración de cortisol, disminuyen la frecuencia del pulso, la presión arterial, aumentan el bienestar y la tranquilidad.

Hoy en día que vivimos en entornos tan asépticos, alejados de la naturaleza, donde el estrés y la ansiedad son enfermedades habituales, podemos intentar combatirlos a través de la relajación o cualquier otra actividad beneficiosa.

Fue en Japón donde se descubrieron los efectos positivos de estos bosques y donde más se ha llevado a la práctica los beneficios de estos paseos. Ls técnica se llama “Shinrin Yoku” y consiste en caminar por un periodo de unas dos horas, a paso lento, en el bosque, realizando ciertos ejercicios de relajación y respiración.

Esta actividad surgió en 1982 como una iniciativa para dar importancia a los bosques (que ocupan el 70% del territorio nipón) y también para mejorar la calidad de vida de una población sometida al estrés y a la competencia. La técnica está basada en las tradiciones budistas y sintoístas que promueven la comunicación con la naturaleza usando los cinco sentidos.

En España hay unos 3.000 bosques considerados terapéuticos. Cataluña ha sido pionera, con la calificación de siete bosques en la Costa Brava y los Pirineos de Girona, gracias a la asociación Selvans.

Podemos además encontrar:

  • Shinrin – Yoku: organizan en diferentes parte de España, enclaves como la Reserva de la biosfera de Urdaibai (Pais Vasco), el Parc Natural de la Serra de Collserola (Barcelona), el Rio Guadarrama (Madrid) y Olmos de Atapuerca (Burgos)
  • Ports Experience: en las Tierras del Ebro

 

¿Cuáles son los bosques donde podemos practicar esta actividad?

  • Sierra del Sueve, en Asturias, con hayedos y bosques de tejo.
  • Reserva natural Muniellos, en Asturias, fue declarado Patrimonio de la Humanidad puesto que tiene en su interior el robledal más grande de España y uno de los más importantes de Europa.
  • Bosque de Oma, en Vizcaya, situado en la reserva de la biosfera de Urdaibai.
  • Hayedo de Montejo, en la comunidad de Madrid, tiene hayas de más de 20 metros y algunas con más de 200 años de edad. Solo se puede visitar con reserva.
  • Valle de Ambroz, al norte de Caceres, se caracteriza por dehesas de encinas, castaños y abedules.
  • Secuoyas del Monte Cabezón, en Cantabria, formado por 848 secoyas de unos 36 metros de altura plantadas en los años ’40. Es actualmente un espacio protegido.

 

¡Buen baños de bosques a todos!